Skip to main content

Abogados digitales: nuevas soluciones a nuevos problemas

El derecho tiene en el sector digital uno de los segmentos de mayor penetración en sus tareas laborales. Hasta el punto que abarca diferentes segmentos para su desarrollo definitivo. Desde los medios de comunicación digitales (diarios, revistas, blogs, etc.) hasta los negocios vinculados con el ecommerce.

Aunque es precisamente en la implantación de un servicio integral a empresas tecnológicas, startup y emprendedores en donde mejor se manifiesta la irrupción de estas prestaciones profesionales en el mundo de la abogacía. Algo que no puede lograrse a través de un abogado en el sentido tradicional de su ejercicio. Debido a que no cuenta con la formación multidisciplinar, ni tampoco con la experiencia, que se exige para el asesoramiento correcto a las empresas vinculadas con las nuevas tecnologías.

No en vano, los clientes requieren de un servicio que sepa adaptarse a sus contenidos y necesidades a través de soluciones concretas y adaptadas a las especiales características de sus empresas o negocios. Hasta el punto que ésta es la línea que separa al abogado clásico del que se dedica a esta nuevo segmento de la profesión.

¿Qué aportan los abogados especializados al sector?

Desde este nuevo escenario que plantean las nuevas tecnologías en el mundo empresarial, es cuando cobra una especial relevancia la figura de un abogado especializado en estas disciplinas profesionales. Se constituye en una herramienta indispensable para desarrollar los procedimientos jurídicos que plantea estos nuevos negocios.

Ante la irrupción de la era digital, también el derecho busca nuevos nichos de mercado, y en consecuencia impulsar una nueva e innovadora cultura jurídica a través de los abogados implicados en esta nueva faceta. En donde ofrecen a los usuarios unas prestaciones profesionales muy amplias y que cubren diferentes necesidades de las empresas. A través de una agencia de abogados especializados en esta temática. Se trata de despachos jurídicos digitales que atienden a una serie de soluciones que plantean las empresas tecnológicas.

Desde sus operaciones mercantiles y societarias a la redacción de contenido legal en páginas webs. Sin olvidarse de otros aspectos de gran importancia, como la propiedad intelectual o industrial y todos los temas relativos con la protección de datos. Incluso los relacionados con el derecho a Internet y comercio electrónico.

Estos son precisamente los servicios que presta Loginlex a sus clientes como abogados especialista en el sector digital y las nuevas tecnologías. Por medio de una amplia gama de prestaciones profesionales ejercida desde su despacho de abogados digitales. En la que se encargan de proporcionar una respuesta más práctica, eficaz y ágil a las necesidades generadas desde empresas o startup.

Porque, en efecto, no es lo mismo llevar el área legal de una de las principales compañías tecnológicas del sector ecommerce que los planteamientos requeridos desde un negocio más convencional. Porque los primeros son sectores que generan nuevos problemas que demandan otras soluciones.

Saber que dicen de nuestra Startup en las redes

Analisis de Datos Para empresas

Puede que contemos con el plan de comunicación online más moderno y sofisticado del mercado, que tengamos a una serie de personas trabajando de forma exclusiva para hacer que nuestras reputación en la red suba como la espuma, pero esto de nada o de poco sirve si no contamos con las herramientas precisas a la hora de medir el éxito, o la ausencia de él, que nuestra campaña online nos está trayendo.

Sólo conociendo de la forma más pormenorizada el posible efecto que nuestras acciones concretas están causando en nuestro público podremos saber si realmente está funcionando la campaña que estamos llevando a cabo.

De este modo tendremos tiempo para cambiarla en caso de que la respuesta a esta pregunta sea negativa o, por el contrario, podremos encargarnos de incidir en aquellos puntos que vemos que son los más valorados por nuestros posibles clientes y así seguir haciendo crecer nuestra reputación en Internet poco a poco.

Hoy te damos todas las claves para que puedas medir de forma precisa tu reputación en Internet y, de este modo, encaminar tus próximos pasos hacia el camino más exitoso posible. Recuerda: una empresa especializada podrá ayudarte de manera más precisa.

Monitorizar la información

Para conseguir medir con propiedad nuestra reputación en Internet, la clave para no volvernos locos con la cantidad de información que podemos llegar a encontrar sobre nuestra empresa si ésta ya cuenta con un nombre más o menos establecido en el mundo de la red de redes, es intentar monitorizar toda la información que posteriormente tendremos que analizar detalladamente para poder observar los cambios de percepción que muestra nuestra audiencia frente a nuestros productos o servicios.

Para lograr tener una visión lo más global posible de la reputación online de nuestra marca tenemos que definir dos campos de actuación completamente distintos pero complementarios en los que tendremos que basar nuestra estrategia de medición y de análisis a partir de ahora. Por un lado será preciso que seamos capaces de controlar el tráfico de nuestra página web y la cantidad de veces que se nos menciona en la red de redes. Es decir, basarnos en los datos 100% cuantitativos.

Pero por otro lado (y este es el trabajo más complicado y delicado) también tenemos que ser plenamente conscientes de qué es lo que se dice en la red de nosotros, en qué términos y cómo podemos minimizar el efecto de todas aquellas declaraciones negativas que pueden llegar a repercutir de una u otra forma en la respuesta que podamos tener por parte de nuestro público objetivo. En este caso, lo que debemos analizar son los datos cualitativos. Comenzamos analizando los datos cuantitativos, cosa que nos resultará mucho más sencilla gracias a la cantidad de herramientas que Internet pone a nuestro servicio para lograrlo.

Herramientas para recopilar datos

Podremos saber de la forma más detallada posible todas las visitas que recibe nuestra página, de dónde provienen y hacia donde van gracias a una de las herramientas imprescindibles para medir el éxito de nuestro proyecto o portal en Internet: Google Analytics.

Con esta herramienta, que pone a nuestro servicio Google, podremos medir el tráfico de nuestro proyecto y conocer todos sus puntos fuertes y sus puntos flacos. Si ya conocemos estos datos y lo que nos interesa saber es qué se dice de nosotros y cómo se dice en la red, no tenemos más que hacer uso de otra serie de herramientas a las que posiblemente tendremos que dedicar más tiempo para su correcto análisis.

Otras herramientas de análisis de datos

A través de otra herramienta de Google, Google Alerts, podremos saber al momento si alguien ha hecho alusión a nuestra marca en la red. Recibiremos un aviso en nuestro correo electrónico y podremos acudir al enlace concreto al momento. Podremos conseguir lo mismo pero, en este caso, en Yahoo gracias a su servicio de Yahoo Site Explorer.

Si lo que nos preocupa es lo que se pueda estar hablando de nosotros en los blogs, ya sea por una crisis empresarial latente o porque hemos sacado al mercado un producto nuevo y queremos saber su repercusión, tenemos dos herramientas muy útiles para nuestro uso.

Por un lado resulta indispensable el uso de Blog search de Google, que busca sólo en blogs, y para castellano también podemos hacer uso de Bitácoras para conocer qué es lo que se dice de nosotros en cada momento. De todas formas, como siempre te recomendamos, lo mejor es que pidas ayuda a una empresa especializada.

Seis Consejos Para StartUps

La relación entre las startups y las incubadoras de empresa es muy estrecha; por ello, no podemos pasar por alto los consejos de éstas si nos estamos planteando emprender. Seamos independientes o busquemos financiación, tengamos ahorros o no… estas seis ideas básicas que nos presentan en Huffington Post son muy valiosas para cualquiera que esté dando sus primeros pasos en este difícil terreno.

Seis trucos para StartUps

  • Debemos estar seguros de que tenemos madera de emprendedor. En estos días en que se busca desesperadamente (y con razón) una salida a la crisis, es importante que tengamos claro que éste es nuestro camino de verdad. Hay muchas alegrías, pero también sinsabores y desvelos que tenemos que saber asumir y afrontar.
  • Nuestra idea no tiene por qué ser perfecta. Claro que en nuestra mente lo parecerá, por supuesto… Pero para eso debemos buscar el feedback de otros, y especialmente rodearnos de gente con la que crear un auténtico equipo A.
  • Vamos a necesitar ayuda. Este punto está relacionado directamente con el anterior, y es otro de los que se olvida fácilmente. Si ya en nuestra vida cotidiana, a veces, nos resulta bastante complicado pedir ayuda a otros… más aún cuando hablamos de nuestra idea, ésa que hemos acunado en nuestro regazo durante tanto tiempo y que creemos conocer mejor que nadie. Pero no somos infalibles y no podemos dominar todos los campos imprescindibles para que una startup comience a salir a flote.
  • Hacer es más importante que planificar. O, en pocas palabras, ¡actúa! Una de las máximas para esto es que no esperemos que aparezca el momento perfecto para comenzar, porque difícilmente vamos a encontrarlo tal cual. Hemos de crearlo nosotros.
  • Valora tus recursos, tanto los que poseas a nivel personal como los que te proporcione tu incubadora o aceleradora de empresas. Aprende a utilizarlos, a gestionarlos de manera inteligente… y, una vez más, no dudes en pedir ayuda si esta parte te resulta difícil.
  • Para conseguir recursos, necesitas pruebas de que lo que vas a hacer merece la pena. Así que debes tener las ideas suficientemente definidas como para poder explicarlas y vender su utilidad. No basta con esa sensación tan gratificante de tener un proyecto preclaro… hay que bajarlo a la tierra para que los inversores se interesen en él. Un plan de negocio o un dossier informativo serán la base para esto.

Seis trucos para gestionar mejor el tiempo

Hoy queremos compartir con vosotros este artículo sobre productividad que hemos encontrado en Inc.com. Demasiado a menudo el tiempo parece que se nos escapa entre los dedos sin que nos hayamos dado cuenta, y si además somos emprendedores y estamos echando a andar una startup esto se vuelve una preocupación todavía mayor.

¿Qué reglas podemos seguir para optimizar nuestras horas, para que no parezca que los días se van sin que hayamos cumplido nuestros objetivos (y nos invada la frustración por ello)?

Gestión Del Tiempo

Los trucos que nos presenta el autor del texto, Kevin Daum, son sencillos, nada de “fórmulas mágicas”; pero precisamente por ello son extremadamente útiles. Partiendo de ellos como base, podemos crearnos nuestros propios hábitos para aprender a optimizar el tiempo siempre que lo necesitemos.

1) Mantener un registro del tiempo que tardamos en realizar las tareas. Si lo tenemos actualizado mediante un calendario, además, nos servirá como método de motivación personal: podremos ver cuánto hemos avanzado, si hemos aprendido a hacer determinadas tareas en menos tiempo o si por el contrario algunas empiezan a requerir de nosotros mayor atención.

2) Añadir música a las tareas que realicemos en solitario. Esto es algo que hacemos muchos por inercia: ¿qué puede haber más gratificante que sentir cómo la música inunda nuestros sentidos y nos ayuda a concentrarnos sin darnos cuenta? No es sólo una cuestión de hobby personal, de hecho. La música, puede proporcionar a nuestras tareas ritmo y actuar como un metrónomo, evitando la monotonía y el aburrimiento que merman inevitablemente la productividad.

3) Combinar las tareas similares o afines para realizarlas a la vez. Resulta mucho más efectivo que moverse de una tarea a otra o ir saltando entre diferentes proyectos, con la consiguiente desconexión de nuestra atención. Con este simple consejo, reduciremos las distracciones y optimizaremos nuestra preparación mental antes de cada bloque de tareas.

4) Añadir un tiempo antes y después de cada reunión. Todos sabemos lo poco eficiente que resulta terminar una reunión y empezar otra inmediatamente: necesitamos ese tiempo de desconexión, de “cambio de chip”, para poder dar lo mejor de nosotros mismos. Así que una buena sugerencia es programar nuestras reuniones dejando unos cinco-diez minutos entre una y otra; tiempo más que suficiente para organizar papeles y preparar los temas que vamos a tratar.

5) Mejorar la puntualidad. Está directamente relacionado con lo anterior, claro. No vale de nada dejar estos minutos adicionales si nos retrasamos por defecto a la hora de llegar a las reuniones, o si hacemos lo mismo para empezar cada tarea. Si nos marcamos un tiempo de comienzo y de final, hemos de intentar respetarlo todo lo que podamos, siempre que no haya agentes externos e imprevistos que nos lo impidan.

Reprogramar citas o tareas será algo inevitable muchas veces, pero no hemos de consentir que suceda por nuestra propia pereza.

6) Planificar (¡y cumplir!) los descansos. Éste es uno de esos aspectos que todos creemos tener siempre en mente, pero que pocas veces respetamos como es debido. Y es que, si de algo quitamos tiempo, es de nuestros descansos…

El autor del artículo nos sugiere que añadamos una pausa de unos quince minutos en mitad del día, que nos sirva para aclararnos la mente, limpiarla de estrés y distracciones y poder continuar con energía el resto de nuestra jornada laboral.

¿Qué os parecen estos consejos, los veis útiles? ¿Tenéis vosotros otras rutinas para organizar vuestro tiempo?